miércoles, 14 de junio de 2017

Chile XV – Sendero Hunting en Torres del Paine

La mayoría de los que van al Parque de Torres del Paine lo hace con la idea de escalar, o cuando menos hacer largas caminatas que ocupan varios días, pero nosotros buscamos excursiones más acordes con nuestra forma física, como ésta que os traigo hoy.

Después de varios días nublados amaneció con unas Torres limpias de nubes, aunque la Laguna Amarga no estaba por la labor de regalarnos su reflejo.




Un guanaco vigilaba en lo alto de un cerro mientras entrábamos en el parque.


Comenzamos a caminar bajo un cielo limpio de nubes, disfrutando de esta maravilla natural en completa soledad.




El suelo estaba plagado de huesos blanqueados por el sol, y es que los pumas abundan por esta zona.




Nos acercamos a una pequeña cueva, un abrigo en realidad, donde pudimos ver algunas pinturas en la roca.



Desde allí iniciamos el regreso, con el Lago Sarmiento al fondo.




Además de los guanacos, que nos miraban como si fuésemos extraterrestres, encontramos algunos gansos magallánicos como esta pareja y algunas aves más pequeñas.






Desde la ventana de nuestra habitación, justo al otro lado del cristal, una liebre se refugiaba del viento. Daban ganas de invitarla a entrar, para que disfrutara con nosotros de las comodidades del hotel.



De madrugada, aproveché para sacar esta foto nocturna.


Torres del Paine es el paraíso.